Como preparar tu hogar antes de una reforma

Hemos hablado varias veces en este blog sobre las reformas integrales y sus características, pero todavía no hemos hablado de como preparar tu hogar antes de una reforma. Esta es una tarea que solemos pasar por alto cuando nos enfrentamos a este cambio en nuestra casa, pero que es completamente necesario para conseguir que todo el proceso posterior de la reforma sea lo menos estresante posible.

Saber como preparar tu casa para una reforma es necesario para evitar incertidumbres y tener claro tu proyecto desde el principio,. Una buena planificación te ayudará a ordenar las ideas y saber cuáles son los pasos para reformar una casa. Como ya sabes, en Proyecta Lara vamos a acompañarte de principio a fin en esta aventura que es reformar tu hogar, prestando todo el apoyo que podemos brindarte, incluso antes de comenzar con la reforma. ¿Comenzamos?

Vivienda vacía o amueblada

La forma de proceder será distinta si la reforma es de una casa que se encuentra habitada o por el contrario, es una vivienda que está deshabitada y vacía. Si está deshabitada y vacía no vamos a tener problemas con los muebles o convivir con la reforma, en cambio si está habitada necesitamos organizarnos y tener en cuenta diversos factores.

Si está deshabitada, habrá que tener en cuenta los elementos que queramos proteger, como el suelo de la casa, puertas u otros elementos que no se quieran modificar en la reforma y que estén en prefecto estado. Ahora bien, si la vivienda está habitada, igualmente se deberán de proteger los componentes estructurales que no queramos cambiar, y además todo lo que queramos conservar.

Lo primero que habrá que decidir es si convivimos con la reforma o no. Convivir con una reforma puede ser bastante incómodo, por lo que si decidimos quedarnos, tenemos que tener claro a que estamos accediendo. Esto será más factible cuando la reforma no afecte a espacios vitales como los baños o la cocina, y podamos seguir haciendo vida normal. También podremos quedarnos si la reforma afecta a estos espacios, pero esto supondrá más organización y una problemática mayor.

Además de incómodas, también puede ser peligrosas pues vamos a estar rodeados de materiales de construcción, escombros y herramientas. Si hay niños pequeños en nuestro hogar, hay que pensarse muy bien este punto, ya que ellos están más expuestos a estos elementos.

Otro punto esencial será retirar los muebles y objetos personales que se encuentren en el espacio a reformar y encontrar un lugar donde almacenarlos. Lo ideal sería almacenarlos en una estancia que no se utilice mucho, pero si no nos caben en ningún espacio de nuestro hogar tendremos que pensar en una solución alternativa, como alquilar un trastero o pedirle el favor a algún familiar, teniendo en cuenta el método de transporte de los muebles.

TIP: Puede que este momento del proceso de la reforma sea perfecto para hacer limpieza de todos lo que hemos ido acumulando durante años. Nos daremos cuenta que tenemos más objetos que no utilizamos de lo que pensamos. Comienza con tiempo para poder hacer un análisis real de lo que queremos guardar y lo que no. Aprovecha el momento, nunca va a ser mejor que este.

Como proteger tus espacios

Como ya hemos comentado, si quieres conservar tus bienes, deberás protegerlos y cubrirlos para que no acaben dañados, pues aunque se almacenen en otra habitación el polvo los puede dañar y podrían mancharse en el proceso de construcción. Existen muchas tiendas especializadas donde venden plásticos de diferentes medidas, que serán la mejor protección para tus muebles.

En cuanto a las puertas, ventanas y suelos no podemos desplazarlos, por lo que habrá que tener un cuidado más especial con ellos.

  • Ventanas: en muchas ocasiones, las ventanas pueden sufrir con la reforma. Si se quieren mantener porque están en buen estado y no deseamos sustituirlas habrá que proteger los marcos, elemento que no podemos desmontar. Para ello se pueden elegir materiales como la espuma y pegarlos sobre toda la superficie con cinta. Además, si lo consideramos necesario, se pueden retirar los cristales de las ventanas y guardarlos.
  • Suelo: Hay muchas veces que el suelo es un elemento que queremos mantener, pues hay superficies que merece la pena conservar si están en buen estado. Para protegerlo, la solución más sencilla será poner cartones pegados con cinta al suelo, una solución fácil y rápida, y que nos asegura la correcta conservación de nuestra superficie.
Preparar tu casa para una reforma
  • Puertas: al igual que con las ventanas, las puertas también pueden protegerse con materiales acolchados, o con plásticos. Otra opción es directamente quitar las puertas y guardar todos los herrajes para asegurarnos que luego podamos volver a montarlas.
  • No te olvides de otras superficies que quieras conservar pero que no se pueden almacenar. Nos referimos, por ejemplo, a la encimera de la cocina o del baño o a los aparatos sanitarios de tus baños. Cubre todos estos elementos si no quieres encontrarte con que se quedan inutilizados al final de la reforma, algo que seguramente no quieras que pase.

Como has podido leer, proteger tu hogar no es tan complicado como pudiera parecer a priori, solo hace falta algo de tiempo y un poco de organización. Si cumplimos todo lo que hemos hablado en este blog, te aseguramos que no tendrás ningún problema durante el proceso de la reforma. Anímate y te contamos todo esto y más en Proyecta Lara, ¡acércate a nuestro Showroom en Valencia!

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en email
Email
Más noticias de Proyecta Lara

También te puede interesar...