Configura la cocina de tus sueños con Proyecta Lara

En la actualidad, las cocinas se han convertido en una estancia más dentro de la vivienda, es decir, ya no se utilizan únicamente para elaborar la comida. Cada vez son más los hogares que realizan vida en ellas, así que como lugar de convivencia ha de estar plenamente adaptada a nuestra necesidades y gustos. Por estos motivos, las familias desean una cocina práctica, atractiva y estimulante en la que puedan pasar tiempo.

Por ello, la cocina es una de las primeras cosas que cambiamos en una vivienda con el tiempo o cuando acabamos de adquirirla. Tanto si quieres una cocina de nueva construcción como reformar y darle un aire nuevo a la que ya tienes, en Proyecta Lara te resolvemos todas las dudas y preguntas que tengas para que tu nueva estancia comience a ser una realidad.

Tendrás que adaptar tus elecciones a las necesidades que tengas. No es lo mismo una cocina que sólo utilices de vez en cuando que si la estás desgastando a diario y haces mucha vida en ella. Igualmente tienes que tener en cuenta el tamaño de la zona para saber cuantos módulos puedes acoplar a tu composición o si puedes hacer algo más amplio.

También habrás de establecer un presupuesto del dinero que te quieres gastar para así poder establecer un rango de calidades de materiales, mobiliario, acabados, … De todo esto también dependerá si quieres realizar una reforma integral de tu cocina con obra incluida o solo quieres darle algunos retoques, lo que sería una reforma parcial.

Todos sabemos cuánto cuesta reformar una cocina, así que aquí te mostramos algunos de los puntos clave e ideas para que conviertas tu cocina en la cocina de tus sueños.

¿Cómo distribuir una cocina?

Antes de elegir, materiales, colores y muebles tenemos que tener claro cómo queremos que sea nuestra cocina sobre el plano. Ello dependerá del espacio que tengamos y de si por ejemplo queremos una cocina abierta (también llamada cocina americana) al salón o no, o si necesitamos en nuestra cocina pequeña necesitamos los electrodomésticos integrados. Una óptima disposición de los elementos resultará determinante en el resultado de la reforma de la cocina para sacar el máximo partido al espacio y que sea funcional al 100%.

  • Distribución de cocina en península: Esta distribución resulta especialmente recomendable para cocinas grande y con superficie alargada, así como para estancias que están al resto de zonas de la casa. La península actúa como amplia superficie de trabajo, y además puede acoger un práctico office de diario en el que poder, por ejemplo, trabajar mientras cocina o apoyar un televisor. Destaca por su gran versatilidad, ya que puede acoger la zona de aguas o la de cocción y a la vez hacer de barra de desayunos o comidas rápidas. De este modo la persona que cocina no queda aislada del resto.
  • Distribución de cocina en L: Es una de las opciones más comunes a la hora de distribuir la cocina, ya que se adapta a la mayoría de superficies en planta, sobre todo para cocinas pequeñas Este tipo de disposición de los elementos permite crear una amplia superficie de trabajo haciendo que cualquier punto de la cocina esté a sólo un paso de distancia. Las cocinas en L permiten dibujar un cómodo triángulo entre las zonas de aguas, cocción y almacenaje, al tiempo que crea un ambiente despejado de entrada a la cocina.
  • Cocina con isla: Para poder instalar una isla central es preciso disponer de una cocina espaciosa o de planta cuadrada o rectangular, al igual que disponer de 1,30 m. a ambos lados de esta para poder abrir sin problemas los armarios de ambos extremos. Los distintos formatos de islas y sus tamaños variables permiten adaptarlas a ambientes muy diversos, pudiendo utilizarlas además con variadas finalidades: incrementar espacio para guardar y la superficie de trabajo, acoger la zona de cocción, la de aguas o ambas. Es una gran opción para cocinas abiertas al salón o americanas, ya que la isla actúa de separador de ambientes.
  • Cocinas en U:  Disponer el mobiliario en forma de U permite sacar el máximo partido a las estancias de planta cuadrada: incrementa el número de piezas de mobiliario y aumenta la superficie útil de encimera. De este modo es más fácil que varias personas puedan trabajar al mismo tiempo sin molestarse. Esta distribución del espacio resulta además muy práctica, ya que favorece la creación de un cómodo triángulo de trabajo entre las zonas de aguas, cocción y almacenamiento.

Elige el mejor color para tu cocina

Los colores pueden ser el elemento diferencial que haga que tu cocina pase de ser una cocina antigua y reducida a una moderna y espaciosa. Los colores es lo primero que entra por el ojo cuando entras a la cocina, así que querrás deslumbrar con esta primera impresión.

  • Tonos claros: Combina colores blancos y tierra para crear profundidad y hacer que tu cocina parezca más grande. Además, estos tonos combinan con todo.
  • Tonos oscuros: Si vas a decantarte por lo moderno, la mejor opción será colores oscuros, ya que dan a la cocina una imagen más elegante.
  • Pintura esmaltada: Se trata de uno de los recursos más económicos y rápidos para transformar tu cocina, ya que ofrece un acabado brillante, muy resistente, lavable y disponible en una amplia gama de colores.
  • Dale un toque de color: Puedes elegir tonos azules o chillones para darle un toque de alegría o colocar una zona de pizarra en una de las paredes. ¡La utilizarás más de lo que crees!

¿Qué materiales puedo utilizar?

Los materiales que utilices en tu cocina determinarán cuanto te van a durar los muebles, las paredes y los acabados, por lo que deberás elegir con cuidado que materiales quieres para tu mobiliario para el revestimiento de paredes. Te recomendamos invertir en la estructura de armarios y alacenas y en la encimera, ya que son las zonas que más sufren. Combínalos con panelados de calidad media que puedas reemplazar sin problemas con el tiempo.

  • Vidrio: Es un material muy utilizado por su fácil limpieza y sus cualidades estéticas. Es resistente a cualquier material de limpieza y en caso de colocarse en la zona de cocción, el vidrio debe ser templado para aguantar las altas temperaturas.
  • Vinilos: Es una opción muy decorativa que se coloca fácilmente sin necesidad de recurrir a un profesional, simplemente pegándolo sobre cualquier tipo de superficie. Algunos de ellos incluso permiten escribir sobre su superficie para convertirse en pizarras.
  • Hormigón o microcemento: Si lo que te gusta son las cocinas de estilo industrial, cualquiera de estos dos revestimientos pueden ser perfectos para tu estancia. La ausencia de juntas evita que se ennegrezcan, aunque si el material es muy rugoso las manchas de comida pueden incrustarse más fácilmente que sobre una superficie lisa. Es sin duda una de las opciones más elegantes.
  • Madera: La madera no es el material más adecuado para utilizar en la cocina, su alta porosidad hace que absorba rápidamente las manchas, pero si es tratado con barnices protectores puede hacer un buen papel. Si lo que te gusta es el acabado, existen multitud de materiales (plásticos, vinilos, cerámicas…) que imitan este acabado de forma muy realista y que darán ese toque de calidez y confort a la estancia.
  • Materiales vistos: Otra idea es el empleo de materiales que imitan la piedra o el ladrillo visto. Estos materiales cuentan propiedades ignífugas e hidrófugas, dan calidez a nuestras cocinas y tienen una limpieza práctica y fácil.

Diferentes estilos de cocina

La combinación de los materiales que elijas y sus colores determinarán el estilo que tendrá tu cocina, aunque también puedes pedir un estilo en concreto como los que te mostramos a continuación y nuestros profesionales plasmarán tu idea en tu estancia.

  • Cocina moderna: Con líneas blancas y rectas, la sencillezes la marca de la casa de este estilo que aportará paz y tranquilidad a tu cocina.  Se trata de un estilo minimalista en el que muy pocas cosas quedan a la vista, lo que aporta también un extra de luminosidad a la estancia. Se suelen utilizar colores mates y brillantes para conseguir que los espacios creen sensaciones y exclusividad.
  • Cocina nórdica: Este tipo de cocinas combina dos básicos: el blanco y la madera. Sin duda una apuesta que aporta un extra de confort y genera una sensación de espacio acogedor, que invita a comer, cenar o tomar algo en ella. Recuerda que la madera ha de ser barnizada para aumentar su durabilidad.
  • Cocina rústica: Si tu estilo es más tradicional, o si lo prefieres romántico, te enamorarás de este tipo de cocinas. Sus muebles se caracterizan por los ribetes y los tiradores más rústicos, y la combinación de blanco, madera y negro le aporta un toque muy atractivo. También suele utilizar el vidrio en los armarios para dejar vistas las vajillas. Con una iluminación correcta puedes crear un ambiente acogedor y muy familiar.
  • Cocina vintage: Aquí se suelen utilizar colores suaves para contrastar con los colores oscuros de los muebles o el suelo. Una característica esencial para este tipo de cocinas son los muebles de madera, además es típico también que tengan acabado en relieve o molduras. También es bastante característico el suelo de azulejos para dar a la cocina un toque retro.

Con todo esto conformaras una estancia que más allá de ser donde cocinas tus alimentos, sea un lugar más de convivencia de la casa. Ya tienes todo lo necesario para comenzar a imaginar tu cocina ideal y todos los momentos que vas a vivir en ella. ¿Nos dejas que seamos los que la hagamos realidad?

Comparte:

Compartir en facebook
Compartir en pinterest
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Comparte:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en email
Email
Más noticias de Proyecta Lara

También te puede interesar...